Los fondos relacionados con la Antigüedad forman parte sustancial del Museo ya desde su misma constitución; de hecho, buena parte de la culpa de la misma existencia del Museo la tiene la presencia de colecciones previas de objetos arqueológicos. Es el caso, por ejemplo, de los cuatro miliarios romanos recogidos a finales del siglo XVIII por el arzobispo de Compostela Sebastián Malvar Pinto, un conjunto que fue ampliado con posterioridad con los diez ejemplares aportados por la Sociedad Arqueológica de Pontevedra durante los años de transición entre el XIX y el XX , y con el descubierto en plena ciudad de Pontevedra en 1988 durante las excavaciones en la cabecera meridional del puente de O Burgo. Estos quince miliarios se integran con entidad propia en una de las tres colecciones arqueológicas emblemáticas del Museo -con las de orfebrería y de metalurgia prehistórica-: la de epigrafía romana.

03010000.01.jpg
Pila de Mougás en el lugar de su hallazgo
Diputación de Pontevedra Museo de Pontevedra